Somos Storck España.

  • LO MÁS IMPORTANTE, LAS PERSONAS

    Este principio se aplica siempre en Storck en todos los niveles de la compañía. Es la base de todo lo que hace a Storck diferente, especial y exitosa. Y sus resultados concretos se pueden observar en nuestra proximidad al cliente, nuestra responsabilidad hacia nuestros empleados, nuestro entendimiento con nuestros colaboradores comerciales, nuestra confianza en nuestros proveedores, y sobre todo, el altísimo nivel de credibilidad de nuestras marcas.

    Storck produce y vende productos de confitería que son valorados por personas en todos los rincones del mundo.

    Gracias a su calidad y singularidad, nuestras marcas transmiten a la gente sensaciones como seguridad, ternura y confort.

  • TODAS NUESTRAS MARCAS DAN A LA GENTE PEQUEÑOS MOMENTOS DE ALEGRÍA.

    A la gente de todo el mundo le gusta disfrutar de las marcas de Storck porque son una maravillosa combinación de placer y alegría.

    Nuestras marcas proporcionan tanto a jóvenes como a adultos dulces momentos en la vida, cuando por ejemplo:

    • Werther’s Original dice: “Porque tú eres alguien muy especial.
    • Cuando quieres agradecer algo a alguien: “merci por ser así”.
    • Cuando estás feliz por el hecho de que: ¡Hay mucha diversión en Toffifee!

    ... O si dejas hablar al resto de marcas de Storck: sea RIESEN, Mamba o nimm2. Las marcas de Storck simplemente hacen la vida un poco más dulce y feliz.

  • NUESTRAS MARCAS SON SIMPLEMENTE PARTE DE LA VIDA DE LA GENTE.

    Cada día más y más gente aprecia que las marcas de Storck ofrezcan un poco de felicidad en su vida diaria.

    En un día cualquiera, más de 6,24 millones de personas alrededor en el mundo consumen marcas de Storck.

    Las marcas de Storck empezaron a ser conocidas en España en los años ’90: en 1998, Werther’s Original alcanzó la primera posición en el mercado español de toffees. Cinco años después, merci fue lanzado de manera exitosa en España y se convirtió en la quinta marca del mercado de bombones en sólo cuatro años.

    Las buenas sensaciones que la gente siente al disfrutar de Werther’s Original, merci o nimm2 – y, por supuesto, nuestra gran calidad – crean confianza en nuestras marcas. Esa es la razón por la cual las marcas de Storck ocupan un lugar especial en la vida de la gente:

    Storck – Part of Your World

  • LA RESPONSABILIDAD ES LA BASE, LA LEALTAD EL RESULTADO.

    Es simplemente coherente que una empresa, basada en gente, pueda considerar a sus trabajadores como su mejor activo.

    El hecho de que Storck haya sido capaz de crecer exitosamente como empresa familiar y se haya mantenido operativa más de 100 años es el resultado de una eficaz cooperación entre muchas personas de diverso talento.

    Storck siempre ha asumido seriamente la responsabilidad de sus empleados. Hablamos de la “Familia Storck”, donde la empresa y sus trabajadores se sienten igualmente comprometidos con el proyecto: esa es la base para construir la lealtad.

    Es también la razón por la cual, a lo largo del tiempo, más y más gente se ha ido incorporando a Storck, hasta llegar a los 5.000 trabajadores en todo el mundo.

    En España, Storck se estableció en 1989, cuando Storck Ibérica empezó a vender en algunas regiones del país. En 1994, Storck Ibérica empezó definitivamente a vender sus productos con cobertura nacional. En 2003, el portfolio de productos se extendió con merci y Werther’s Original Sin Azúcar.Hoy en día, más de 50 trabajadores forman parte del equipo local, comprometidos a asegurar el éxito de las marcas de Storck en España.

  • UN MUNDO LLENO DE ALEGRÍA Y DE GANAS DE VIVIR.

    Las marcas de Storck están concebidas y producidas por gente. Son llevadas a sitios donde los consumidores lo esperan y, en esta era de la globalización, esto implica estar presente en más de 100 países.

    La alegría de uno mismo y la de otros es algo que se comparte, sea cual sea la nacionalidad o cultura.

    Cada nuevo día, los trabajadores de Storck llevan globalmente a cabo la tarea de hacer un mundo algo más dulce, tierno y feliz.

    Donde sea que esté Storck, el mundo brilla. La sonrisa de la gente lo demuestra: